La nutria marina

La nutria marina (Enhydra lutris) es una especie que podemos observar en el Pacífico, siempre cerca de las costas que van desde California a Alaska. En inglés se conoce por Sea Otter. Es la más grande de las nutrias, y pasa casi toda su vida en el mar. Os destacaremos algunos rasgos de esta especie.
En primer lugar, hay que reseñar que somos afortunados al poderlas observar, ya que fueron cazadas hasta casi exterminarlas, durante los siglos XVIII y XIX. Por ejemplo, se sabe que las más de 3000 que viven en la costa de California son descendientes de grupo de tan sólo 50 que lograron sobrevivir. El motivo de esta caza sistemática era su piel. La nutria marina no dispone de grasa que la proteja de las temperaturas del mar, como si tienen las ballenas, los delfines, las focas … En cambio, ha desarrollado un pelaje extraordinario. De hecho, es el animal que tiene más pelos por centímetro cuadrado. Tiene dos tipos de pelo, uno largo que hace la función de impermeable, y uno corto que es muy denso y evita por tanto las pérdidas de calor corporal.

IMG_0933
El hecho de no tener grasa las obliga a dos actividades. Una, parece que se estén rascando constantemente. Pero lo que están haciendo es cuidar su pelaje, y manteniendolo limpio y en buen estado. Es por eso también que se doblan de forma sorprendente, la boca y manos llegan a cualquier parte de su cuerpo: hay que cuidar la “ropa”, que el agua está muy fría.
La segunda actividad es que no paran de comer, ya que necesitan mucha energía para mantener el cuerpo caliente en las frías aguas del Pacífico. Se zambullen y recogen cangrejos, moluscos, caracoles … en definitiva, son carnívoras, especializadas en mariscos. Y aquí aparece otro elemento característico de estas nutrias: una vez encontrada la comida, también recogen una piedra del fondo marino. Salen a la superficie, se ponen de espaldas (flotan muy fácilmente gracias a sus grandes pulmones, que crean grandes bolsas de aire), ponen la comida sobre su barriga, y con con la piedra cogida con la mano, pegan fuerte sobre la cáscara del animalito que se quieren zampar. Rota la cáscara, ya sólo les queda disfrutar de la carne del pobre molusco, cangrejo o caracol …
Suelen ir en grupos, y se las ve de lejos, flotando sobre el agua, casi siempre de espaldas. Fuera del agua son torpes, en contadas ocasiones se las puede ver en tierra. En la zona de Alaska, cerca de varios glaciares, se las puede observar reposando sobre bloques de hielo. Cuesta creerlo, pero lo hacen para calentarse, el cuerpo pierde menos calor sobre el hielo que dentro del agua (al menos en el agua de Alaska).

 

Anuncios
Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

San Javier de Bac

Fruto de la colonización española del actual suroeste de Estados Unidos, se crearon numerosas misiones, con el objetivo de evangelizar a los diferentes pueblos indígenas, así como establecer bases para el control del territorio por parte de la Corona española. Las más conocidas son las que en California fundó el franciscano Fray Junípero Serra (San Francisco, San Buenaventura, Santa Clara, San Carlos de Monterey, San Luis Obispo …), en el siglo XVIII. Sin embargo, en el siglo XVII ya se habían creado otras, sobre todo en la región del desierto de Sonora. Eran misiones de los jesuitas, que más tarde fueron expulsados por Carlos III (y sustituidos por la orden de los franciscanos). Una de las primeras, más grandes, y que en mejor estado han llegado hasta nuestros días, es la de San Javier de Bac. Si me permiten, una obra de arte que vale la pena visitar. Fue fundada en 1692 por el misionero Francisco Eusebio Kino en territorio de la tribu de los Tohono O’odham ( “Gente del desierto”, antiguamente conocidos como Papago), al sur de la actual Tucson, en el estado de Arizona. La misión vivió tiempos difíciles debido a los ataques de los Apaches. Pero el avance de los españoles, junto con el impulso de los franciscanos, consiguieron levantar esta iglesia de grandes dimensiones.

San Xavier de Bac

La mano de obra fue principalmente indígena, de las tribus Tohono O’odham y Yaqui. Este último punto es importante porque siempre han sentido San Xavier de Bac como algo propio. Al conseguir la independencia de España, México no tardó en expulsar a todos los curas españoles, entre ellos el de San Javier. No envió a nadie a sustituirlo. Si la iglesia se mantuvo de pie y en buen estado fue gracias a las tribus locales, que se encargaron de su conservación. Una vez que el territorio pasó a manos estadounidenses durante el siglo XIX, la iglesia quedó englobada dentro de la diócesis de Santa Fe, que pronto puso el dinero para su restauración y mantenimiento. Finalmente, en 1960 fue declarada Lugar de Interés Histórico Nacional por el Gobierno Federal de los Estados Unidos. La iglesia se mantiene activa, y se puede visitar. Aquí tenéis algunas fotos dentro de esta galería que hice sobre el sur de Arizona.

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Un Open Jaw no es más caro

Open Jaw (mandíbula abierta según la traducción literal) es un término que se aplica a la reserva de un vuelo hacia una ciudad, pero con la vuelta desde otra. Por ejemplo, volamos desde Madrid a Calgary, pero regresamos desde Vancouver a Madrid. El punto inicial y final del viaje es el mismo (en este caso Madrid). Siguiendo con el ejemplo, como Calgary y Vancouver pertenecen a una misma zona y país (Norteamérica, Canadá), las compañías aéreas permiten hacer esta reserva. ¿Y como calculan el precio? Pues cuentan la mitad de una ida y vuelta a Calgary, y la mitad de una ida y vuelta a Vancouver. Por lo tanto, si el vuelo a Calgary vale lo mismo que el vuelo a Vancouver, un open jaw como el del ejemplo costaría el mismo precio que si compramos un vuelo de ida y vuelta a cualquiera de las dos ciudades. Así pues, no sólo un open jaw no es forzosamente más caro que un vuelo de ida y vuelta, sino que en este caso nos permitiría ahorrarnos tener que recorrer el tramo entre las dos ciudades (casi mil kilómetros).

celkatmai01-1024x682

Quizás os preguntaréis cuál es el origen del mito que nos dice que un open jaw es más caro que un ida y vuelta. Por mi experiencia (escribo este texto por las muchas veces que me han llamado diciendo que era más caro), porque la mayoría de la gente, cuando intenta reservar un vuelo como el que os he puesto de ejemplo, lo que hacen es escoger primero sólo ida hasta Calgary y luego una vuelta desde Vancouver. Y señoras y señores, eso si que sale muy caro. De hecho, a veces, un vuelo “one way” (sólo ida) cuesta más que una ida y vuelta. Así que imaginad la reacción de la gente cuando reservas dos idas. Aparecen unos precios de escándalo. Si queréis reservar un open jaw en uno de los numerosos buscadores de vuelos, hay que buscar donde dice “múltiples destinos”, o “múltiples ciudades”, o algo parecido. No lo suelen poner demasiado grande, supongo que prefieren vender billetes normales, de ida y vuelta. Bueno, espero que os haya sido útil, y que os ayude a la hora de elegir o preparar algún los próximos viajes que hagais. Si es para ir al Oeste Americano, Oeste de Canadá o Alaska, no dudéis en echar un vistazo a mi web.

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Tótems

En los viajes a Estados Unidos, Canadá y Alaska, que incluyen visitas a tribus indígenas, a menudo me preguntan si se podrán ver tótems. Desgraciadamente, en la mayor parte de las ocasiones, tengo que responder que no. Escribo este texto para poder explicar donde se pueden ver, porque se ven tan pocos y en tan pocos lugares, y aún más: ¿qué es un tótem? Vayamos por partes.
Empezaré tratando de responder a esta última pregunta. Teniendo en cuenta que el gran antropólogo Claude Lévi-Strauss (mi ídolo) escribió una de sus grandes y densas obras sobre este tema (El Pensamiento Salvaje), quedó claro que un tótem es una representación simbólica de un grupo humano (familia extensa, pueblo, tribu …) que se relaciona con sus linajes o antepasados. Se trata de un tronco esculpido, en el que se representan unas figuras de animales, correspondientes a clanes o linajes. La combinatoria de estas figuras, y la combinatoria de diferentes tótems, indica (como un cartel o señal) a toda persona perteneciente al grupo (y que por lo tanto sabe “leer” el totem), quién vive en una casa, pueblo, región … Podemos decir que es un lenguaje simbólico basado en el pensamiento analógico.

DSC_0057
Las figuras representadas en los tótems suelen ser el cuervo, la rana, la orca, el lobo, el oso … en general animales a los que se otorga unos poderes determinados, ligados a unos clanes o filiaciones familiares. Hay que tener en cuenta que las culturas que generan los tótems tienen unos sistemas familiares muy complejos, con rígidas normas de comportamiento y relaciones entre los individuos. Por ejemplo, con quien puedes o no casarte o quien se encargará de organizar tu funeral … El juego de poderes entre clanes (representados por los animales) tejían el entramado social de estas tribus, incluso entre ellas (marcando, por ejemplo, con quien se podía comerciar).
Ahora que ya sabemos lo que es un tótem, pasaremos a ver dónde hay tótems. No todas las culturas indígenas norteamericanas tenían estos sistemas de filiación y de clanes. Es más, este sistema social sólo el encontrábamos en las culturas del noroeste, cerca o en conexión con el Pacífico. En resumen: desde el estado de Washington, hasta el sureste de Alaska, pasando por el oeste de Canadá.

SONY DSC

SONY DSC

Otro punto importante. Los tótems eran y son esculpidos en madera. La zona de la costa del Pacífico es de las más húmedas del mundo, y llueve con frecuencia (os lo puedo asegurar, que bonito que es el paisaje el día que sale el Sol …). Por eso hay tanto de bosques, y consecuentemente, árboles (gigantes, ideales para hacer tótems y otras construcciones en madera). Pero la madera, por buena que sea, si llueve día si y otro también, acaba pudriéndose. Y con ella, el tótem. Es más: el tótem es un elemento que tiene una función social concreta, con un simbolismo importante, ligado a personas y pueblos concretos. El tiempo pasa, y hay que ir haciendo nuevos tótems para ir explicando quién vive aquí y allá. Los viejos tótems no sólo se pudren, se van con la gente que los hizo esculpir. Resumiendo, encontrar tótems de más de 100 años es dificilísimo. Puedes encontrar restos medio deshechas en algunos lugares alejados de la costa de Alaska …
¿Y no hay más tótems? Si, hay de dos clases. El primero, el turístico. Por ejemplo, los que se pueden observar en el Stanley Park de Vancouver. El otro, los que lentamente las diferentes tribus están volviendo a esculpir. Son nuevos, pintados en algunos casos, los motivos pueden no ser los clásicos, pero son de verdad, con un uso social concreto que evoluciona, como sus culturas.

Publicado en Viajes | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario